Tiempos Difíciles

Publicado el 15 mayo, a las 18 : 03 PM Print

Tiempos Difíciles

Horas difíciles son las que estamos viviendo los cofrades.

La paralización del ensayo de los Armaos, los tumultos de la Madruga, el robo a la Hdad. de Umbrete, el robo a la Virgen de la Aurora de la Resurrección, la suspensión de la convivencia a favor de las obras asistenciales de la Hdad. del Rocío de la Macarena…

Estos hechos solo son una muestra de los tiempos difíciles que viven nuestra hermandades, nuestras tradiciones y nuestra Fe.

En los tiempos en los que se confunden los términos “Libertad” y “Libertinaje”, en los que ser católico no está de moda y en los que decir “soy cofrade” muchas veces se confunde con ser un fanático de esta o de aquella banda, de este o aquel capataz o forma de andar, en estos tiempos, es difícil ser un cofrade creyente o un defensor de nuestras tradiciones. Ante todo esto, es hora de ser cofrades de verdad.

Pero, no voy a ser yo, quien solo vea los daños exteriores hacia nuestras hermandades. Basta con observar cuando se acercan unas elecciones a una hermandad, en las cuales, se vive procesos electorales donde todo vale y en los que, después del recuento de votos, “el vencedor” se muestra como emperador desterrando, a veces, al “vencido”, no con palabras pero si con hechos, cuando no, se da el hecho de que, el que no ha conseguido la victoria, se pasa todo el mandato poniendo zancadillas a todo lo que intente hacer los responsable de la corporación.

Otro capítulo sería algunos miembros de la prensa morada, que no ayudan mucho, con sus actitudes.

Cofrades, que no nos confundan los altos números de nazarenos en los cortejos de nuestras hermandades, estamos en una encrucijada, o miramos atrás y demostramos que nada tiene más importancia para nosotros que nuestra fe en Cristo y en su Madre y por lo cual actuamos consecuentemente, dando la importancia que debe de tener nuestra formación y nuestros hechos, sabiendo perdonar y ser perdonados y viviendo como verdadera Hermandad o, como dice el refrán, entre todos lo mataron y él, solito, se murió.

Por César Villar. Hermano de la Hermandad de San Gonzalo. Diputado de Juventud durante los años 2004/08

Desde la Torrecilla (por César Villar @Villar_rc), SECCIONES

Related Posts

Post Your Comment

Subscríbete

Al estar subscrito, no te perderás ningún vídeo!