La reflexión de César Villar

Publicado el 25 octubre, a las 18 : 57 PM Print

La reflexión de César Villar

Hoy vuelvo a saludarlos desde este rincón que se me ofrece y vuelvo después de un largo tiempo, el cual, me lo he brindado para vivir los actos y cultos de dos de mis hermandades, una en la Vega sevillana, la Pastora Divina de Cantillana, la otra, mi hermandad de siempre, San Gonzalo, en la que he visto hecho realidad un sueño de todos los que perdemos el sentido por esa enfermera blanca y guapa del barrio de Triana.

He de confesar que aún sigo con el babero puesto, y… como en todo este tiempo son muchos los temas que han salido pues, hoy, te daré mi punto de opinión a todos ellos, siempre con el máximo respeto.

Salud Coronada

No voy a ser imparcial, ni pretendo serlo, respecto a este tema y es que… ¡Cómo ha disfrutado Sevilla!

Pero no vengo hoy ha hablar de las increíbles vivencias junto a la que reparte salud para el cuerpo y el alma solo con mirarla a sus ojos, por desgracia no se puede, pues, siempre hay el que busca el pero, que jartito estoy de ese cofrade. Amigo uno, en este tema, como en todas las parcelas de la vida, tiene que madurar.

Me argumentan de la antigüedad, de la devoción, de la obra social…

Te pregunto, ¿Las hermandades, no se crean para evangelizar, no es ese su fin?

¿Las hermandades que se crean en la posguerra, allá donde la ciudad crece, no han demostrado, con creces, que han realizado esa labor y que han ido creando sementera cofrade, aunque no cuente con siglos?

Y si me hablas de devoción, ¿ Acaso todas las coronadas, antaño, cuando, según tú, eran las coronaciones güenas, gozaban de esa devoción total que le exiges a las que son coronadas hoy?¿Acaso no has observado cuantas personas caminan, cada lunes santo, poniendo toda su fe, en la bella enfermera, descalzas, en silencio, a pesar del barullo de ambiente de barrio?

Y… Si me hablas de obra social, ¿No te parece bien que una Hdad dedique más del cuarenta por ciento de sus ingresos de cuota a la caridad?

En fin, espabila, cofrade,  que te quedas atrasado y ya sabes lo que pasa luego con la hora.

Cautivo de Torreblanca 

El mismo de arriba, mi amigo cofrade, que se rasga las vestidura por la elección del Señor de Torreblanca para el Viacrucis del Consejo.

¿Acaso no es hermandad de penitencia?

Yo recuerdo cuando intentó, esta gran hermandad, realizar un viacrucis por su barrio, pero… Ay, pego en la puerta de palacio un día equivocado y la respuesta fue negativa.

Es hora que la Sevilla de siempre se de cuenta que existe otra Sevilla.

Ojo, que he de reconocer que estoy deseando ver en viacrucis al Señor de la Conversión o al  magnífico Nazareno de las Siete Palabras.

Martes Santo

Aún sigo sin entender la decisión tomada y aprobada, ad experimentum por la Calle San Gregorio.

Que yo me entere, se hablaba de cambiar el orden de paso por la carrera oficial y eso no podía ser.

Ahora, no solo cambian el sentido de la carrera sino que también algunas modifican su lugar de paso por la misma y, ¡Ahora sí! Me pierdo, pero, además, si el fin de una cofradía es hacer Estación de penitencia a la Metropolitana Catedral, una vez realizada, ¿Qué sentido tiene ir, a continuación, por la carrera oficial?

Que me lo expliquen, escucharé con atención.

Para terminar, felicito, también, desde estas lineas a todos los hijos de la Victoria. El año que viene, Sevilla, hará justicia con belleza hecha dolor.

Ya hablaremos de ello en la próxima semana.

Por César Villar. Hermano de la Hermandad de San Gonzalo. Diputado de Juventud durante los años 2004/08

Desde la Torrecilla (por César Villar @Villar_rc), SECCIONES

Related Posts

Post Your Comment

Subscríbete

Al estar subscrito, no te perderás ningún vídeo!